Deutsch  English  Espagnol  francaise
 

Garrapatas

Garrapata semilla de ricino Ixodes ricinus    

Biología:
La garrapata semilla de ricino (popularmente conocida como “garrapata”) pertenece al grupo de las garrapatas duras y habita principalmente en el césped y arbustos bajos en bosques mixtos y zonas húmedas. Para desarrollarse necesitan chupar sangre. Si es necesario, se agarran a huéspedes que pasan cerca de ellas como animales salvajes, domésticos y humanos y empiezan a chupar sangre al cabo de poco.
Las hembras son las principales chupadoras de sangre. Según el grado de desarrollo y saciedad pueden medir de 2 a 14 mm, son de color castaño amarillento, castaño rojizo o castaño grisáceo. 

Daños:
La picaduras de garrapata provocan hinchazones y un fuerte picor. Si no se retiran adecuadamente, pueden quedar partes del aparato bucal de la garrapata dentro de la piel y provocar inflamaciones.
El mayor peligro para la salud es que las garrapatas transmiten la borreliosis, una infección bacteriana y la meningoencefalitis primavera-verano (FSME, por sus siglas en alemán), una infección viral.

Consejo:
Si se detiene en zonas en las que pudieran habitar garrapatas, es conveniente que se cubra con ropa y no deje zonas del cuerpo descubiertas. Tras haber paseado por la naturaleza, se recomienda inspeccionarse el cuerpo para comprobar que no tiene garrapatas y, si tiene, poder retirarlas lo antes posible.
Si una garrapata le ha picado, observe si se presentan cambios en la zona de la picadura y, en caso necesario, visite a un médico. Si una persona hace una parada en zonas donde habita la garrapata que transporta la FSME, consulte a su médico o, sea previsor y vacúnese.

Garrapata blanda Argas reflexus     

Biología:
La garrapata blanda tiene un cuerpo plano, ovalado, de color rojo amarronado y como adulto puede medir de 8 a 11 mm. Las garrapatas tienen un ciclo de desarrollo largo, pueden sobrevivir con hambres varios años y pueden llegar a los 10 años de vida. Su huésped principal son las palomas comunes asilvestradas. Viven a menudo en sus nidos en edificios antiguos y desde allí penetran en los áticos. Es en este momento cuando pueden resultar muy molestas para los humanos.

Daños:
La garrapata blanda chupa sangre principalmente de pichones, gallinas y patos, que pueden ir perdiendo vitalidad si están infestados. Por consiguiente, su aparición en palomares y gallineros no es nada deseable.
Si no pueden encontrar huéspedes alados, las garrapatas entran en las viviendas vecinas e infestan a los humanos. Las picaduras provocan un picor persistente y pueden provocar inflamaciones purulentas o heridas difíciles de curar. En caso de personas sensibles, las garrapatas pueden provocarles reacciones alérgicas graves.

Consejo:
Los tejados deben sellarse para evitar que entren palomas. Si las garrapatas blandas infestan un edificio antiguo, es muy difícil combatirlas, por lo que debería contratarse a un especialista en plagas para solucionar el problema.

atrás